RD20 Chilesaurus

Su nombre sugiere picante o el recuerdo de la dupla Iván Zamorano-Marcelo Salas, pero ni le daba ardor de estómago a sus predadores, ni era una bestia del remate, hablamos de uno de los dinosaurios más raros, uno de los pocos terópodos herbívoros que se han encontrado.

Tenemos la gran suerte de disfrutar de la sección en la que Manu nos cuenta su particular versión de sus relatos favoritos. Si bien hace unas semanas nos reveló lo que queda en su cerebro de Los Tres Cerditos, y toca algo más contemporáneo: la historia de Leotolda, ideada, escrita e ilustrada por nuestra ilustradora fetiche Olga de Dios.

El abuelo Miguel, a pesar del riesgo de acabar siendo devorado por su propio personaje, en su Momento Pinflói nos trae a los míticos Supertamp, un ejemplo claro de grupo del que en su generación rulaban elepés y cintas de casette con fotocopias de las portadas originales como si no hubiera un mañana.

Y suenan por vez primera en el programa The 1975 y rescatados desde hace meses, un grupo de cabecera como los Ramones. No se nos ocurre mejor manera de empezar un domingo. ¡Comparte!

RD02 Europasaurio y Olga de Dios

El europasaurio era el saurópodo más grande de su época en la zona, pero poca cosa comparado con sus parientes americanos. Hay cosas que no cambian pero, aún así, le dedicamos el programa.

Este capítulo es un lujo tal, que abrimos los brazos a dos continentes: Mahmud y sus aventuras del Doctor en El Aaiún nos llevan a Argelia, mientras que nuestras corresponsales en Asia, María e Inés nos cuentan el Mundial de basket desde China.

Manu es la enviada especial al yacimiento paleontológico de Somosaguas, donde en 1989 se encontraron multitud de fósiles pertenecientes a parientes lejanos (14 millones de años) de los mamíferos que hoy conocemos, como el gomphotherium, una especie de elefante con colmillos de más.

No falta el momento pinflói con unos rockeros cascudos, o la entrevista a una de nuestras diseñadoras favoritas: Olga de Dios.

Gracias a Olga, Manu, Inés, María, Mahmud, Miguel y la familia Mariño… vamos disparados a por el Ondas.